Entrevista a Hans Melker, (68 ID, Grenadier Regiment 169)


Hans Melker
(GR 169, 68 Infanterie Division)

Entrevista realizada por Richard M. Clement, Jr.
Publicada en el Die Neue Feldpost y subida a la web “Der Erste Zug”
http://www.dererstezug.com/VetAnderssen.htm
Traducción realizada por Schuller.

INTRODUCCIÓN
Cada uno tiene su veterano favorito, y el [ex] soldado en esta entrevista es una de mis favoritas. Tengo un par de otros señores con quien hablar, pero esta es mi favorita. El señor Melker y yo hablamos el 25 de julio de 1993, y grabé la mayor parte de la conversación. Escribir esto no era tan fácil como pensaba que sería, ya que él iba por la tangente en la conversación. Después de varios intentos infructuosos de reordenación de nuestra conversación, me decidí a escribir más o menos como él me dictó.
Nota del editor en “der erste zug”: con permiso del autor, se han omitido las secciones que se refieren a la historia y los movimientos de la División 68, ya que estos son una cuestión de registro.

ENTREVISTA
¿Cuál era su nombre y unidad?
Mi nombre es Hans Melker y yo era miembro de la 1 ª Compañía, Regimiento de Infantería 169. Somos parte de la División 68. ¡Nuestro emblema era un oso!

¿Era usted un miembro de las Juventudes Hitlerianas?
Sí, pero no por elección. Hasta cerca de 1938 creo, yo era miembro de un club de senderismo. Con este grupo hacía rutas y reparábamos los santuarios religiosos en el bosque. Entonces, nuestro grupo se convirtió en parte de las Juventudes Hitlerianas. Mis padres estaban muy molestos, se ve que eran muy religiosos y gente amable y la Juventud de Hitler tenía una reputación para la lucha y ser militar. Pero era difícil para los chicos resistirse. Era muy grande y tenía cosas interesantes. Después de todo, ¿qué niño no le gusta el juego del ejército? Hemos aprendido a disparar y el uso de radios militares y mapas. Tenían competiciones entre los diversos grupos y ejercicios militares. Luego me fui al Reichs Arbeits Dienst (RAD). Con ellos, hemos construido presas para detener los deslizamientos. Luego entré en el Heer, o el Ejército alemán. Fue servicio obligatorio, todo el mundo tenía que ir. Fui en octubre de 1942.

Describa su formación básica.
No era muy diferente a las rutinas que tenían en los campos de HJ o en el RAD. Estábamos acostumbrados ya a la vida militar. Mis padres eran más felices cuando me llamaron al Ejército que cuando yo estaba en las Juventudes Hitlerianas. Ellos se preocuparon durante mi pertenencia a las HJ, pero el ejército había estado ahí desde siempre y tenía una reputación de altos estándares morales. Mis padres eran gente buena, que me escribía casi todos los días y siempre me enviaban cosas que podría haber utilizado. Mi madre debe haber pasado muchas horas tejiéndome bufandas, guantes, sombreros… Me avergüenza admitir que casi nunca me puse nada de lo que me envió. Por lo general me las arreglaba bien con lo que el Ejército me había dado y comercié con los regalos de mi madre. Por supuesto, nunca se lo dije. Y yo no les escribía respuestas muy a menudo. Obtendría sus cartas, paquetes (a veces grandes) de ellos, y estarían tristes, diciendo que se preocupaban mucho de mí (cuando fui al frente) ¿y por qué no les escribí más a menudo? No fue porque yo no tuviese tiempo, yo era sólo un niño estúpido. Mis padres eran personas tan buenas …

¿Qué les ocurrió a sus padres?
Estaban en un bombardeo. Se encontraban en un refugio cuando una bomba lo impactó y se desplomó. Mi madre pasó en un hospital casi un mes, pero finalmente falleció. Sin embargo, nuestra casa estaba aun en pie al final de la guerra, estaba en un suburbio de Berlín llamado Babelsburg. Mi Kompanieführer (jefe de compañía) me dijo que mis padres habían muerto. De repente me sentí muy solo. Y nunca les aprecié cuando aun estaban vivos …

Lo siento, estas memorias deben serle dolorosas.
Pienso en mis padres y la guerra todo el tiempo. No creo que los americanos se hicieran a la idea de lo mucho que sufrimos los alemanes realmente. Los americanos dirían “Esos nazis recibieron todo lo que se merecían.” Sí, Alemania hizo algunas cosas crueles, pero el único crimen de mis padres era que no se volvieron en contra de su gobierno. Uno lee mucho sobre americanos que ven personas siendo asesinadas en la calle ante sus propios ojos y luego no hacen nada. Me pregunto si las mismas personas que sienten que Alemania estaba siendo justamente castigada estuviesen de acuerdo si la policía llegase y disparase no sólo a los asesinos, sino también a toda la gente que vio lo que pasó. Oh, no, se sacarían razones de la manga como “tenían miedo”, o “que no era asunto de ellos”, o que la persona que fue asesinada probablemente se lo merecía, porque estaba involucrada en drogas o había tenido el tipo equivocado de amigos. Esto es [hipocresía]. Y para distraer a la gente del crimen de bombardear civiles, se han convertido las tripulaciones de los bombarderos en héroes. ¿Quién va a cuestionar ahora la rectitud de los bombardeos? ¡Porque esas tripulaciones eran héroes! ¡Ellos no podrían estar jamás equivocados! ¡Ah! Pero usted quiere saber sobre mi Dienstzeit (periodo de servicio). ¿Qué quiere saber?

¿Pasó la mayor parte de su tiempo en el frente oriental?
A excepción de la formación y los permisos, me pasaba todo mi tiempo en el Ostfront. 1943 y parte de 1944. Estábamos peleando contra la Unión Soviética. Por lo general, los llamábamos “Iván” o el “enemigo” o “bolcheviques”. Usted leyó en varias fuentes que los soldados alemanes eran enviados al Ostfront como castigo. Esto no es cierto porque la mayoría de los soldados alemanes fueron al Ostfront en un momento u otro, y muchos de ellos nunca iban a ninguna parte más. Durante años, esa fue la única gran campaña que había en marcha. Uno nunca se olvida de Rusia. Es muy grande y muy rústica. Pero Iván era un enemigo terrible. Ellos asesinarían a nuestros heridos y, a veces no tomaban prisioneros. Hay mucha gente buena de Rusia, lo sé. Tuvimos un ruso que conducía nuestro ZugWagen o vagón de unidad. También ayudaba a los cocineros. Una vez el cocinero estaba muy molesto, porque nuestro ruso había encontrado a otro soldado ruso herido, no lejos de la cocina y se entretenía salpicándole con agua hirviendo! El cocinero quería ejecutar a nuestro ayudante ruso. Cuando nos enfadábamos con este hombre, le amenazamos con darle una medalla alemana grande y enviarlo de vuelta a su propio bando, lo que normalmente le hacía desmoronarse! Pero supongo que él mismo se comportó después de eso porque estuvo con nosotros durante mucho tiempo.

¿Recibió alguna condecoración? ¿Cuál era su rango?
Sí, tengo condecoraciones. Tengo la Cruz de Hierro, llevaba su cinta en el ojal. La Infanteriesturmabzeichen, se trataba de una medalla que recibías si hacías muchos ataques exitosos contra el enemigo. La verwundetenabzeichen por haber sido herido. Llevabas estas en el bolsillo izquierdo. Las llamábamos Blech. Esto significa baratijas de hojalata! Algunos de los oficiales tenían un montón de Blech. No debe inducir a error, en realidad estábamos muy orgullosos de nuestras medallas. Sé de veteranos americanos que tienen sus medallas en un marco en sus salas de estar, para que todos las vean. ¿Puedes verme con mis medallas en un marco? Luego, el chico repartidor de periódicos me preguntará: “¿Dónde consiguió esas, Sr. Melker?” Y yo le contestaría: Oye chico, yo era el más valiente “soldado nazi” que jamás haya existido! Ja, ja, ja, ja. Yo era un Gefreiter (cabo). Este es un rango justo por encima de soldado raso. Nunca lo olvidaré, después de tener mi herida de pulmón, me enviaron de vuelta a Alemania. Me dieron mi distintivo de herido en el hospital, hicieron una gran charla al respecto frente a una visita completa de chicos de las HJ. Dijeron que era un honor ser herido por la Patria, y que las heridas eran honorables, cosas así. Más tarde, uno de estos chicos se acercó y me preguntó dónde fui herido. Le dije que me habían volado la entrepierna. Tenía que haber visto la mirada en su cara! Ja ja ja.

¿Qué hizo para ganar la Cruz de Hierro?
Llevaba un mensaje a uno de los Zugführers cuando vi a unos rusos en una casa destruida. Corrí e informé a mi jefe y él me envió de vuelta con algunos hombres y una ametralladora para tomar cuenta de ellos. No era muy valiente. Mi trabajo consistía en llevar mensajes a los otros comandantes (nota: tengo entendido que este oficio se llamaría un “meldejäger”, mensajero), tenía un portamapas de cuero para llevar los mensajes, no lo llevaba colgado del cinturón, lo escondía en mi chaqueta porque si los Ivanes lo veían, sabrían que yo era o bien un oficial o un mensajero y harían un buen blanco de mí.

Describa su uniforme y equipo.
De acuerdo, hemos tenido estas camisas largas que solíamos llamar “casas de piojos”. Algunos cortamos unas tiras de la parte inferior para limpiar nuestras armas. Pantalón verde de lana y una chaqueta a juego, que tenía dos pequeños bolsillos aquí (en el pecho), y dos grandes aquí abajo (en las caderas). Durante el entrenamiento que tuvimos que hacer debíamos mantener estos bolsillos planos y lisos, así que no podíamos poner mucho contenido en ellos. Pero en Rusia, los rellenábamos con todo tipo de cosas. No llevábamos nuestras mochilas, así que tuvimos que llevar las cosas donde se podía. Teníamos un casco en el que pintábamos en el interior el nombre en grandes letras blancas. Esto fue para poder leerlas fácilmente a la luz débil. No es una buena cosa ponerse el casco de otro (nota: los cascos alemanes eran de varias tallas) cuando empiezan a caer los proyectiles sobre tu grupo! Tuvimos tanto zapatos como botas. Vendí mis zapatos al zapatero de la unidad. Él tenía un negocio de venta de zapatos de los soldados a la población civil. El zapatero te compraba los zapatos y te daría una pequeña hoja de papel justificante diciendo que tus zapatos estaban siendo reparados. En el ejército alemán, eras responsable de cada pequeña cosa que te dieran. Si no tienes todo lo que se supone que deberías tener, te metías en problemas. Si gastabas tus calcetines, era mejor arreglarlos o guardarlos, porque no podías deshacerte de ellos.

¿Usaba calcetines o Fußlappen?
Fußlappen! (Risas) Sí, me olvidé de eso. Envolvías tus pies en ellos tal que así. En primer lugar, te pones de pie sobre ellos de forma que tu pie y talón apuntasen hacia las esquinas (gesticula). A continuación, envuelves el pulgar hacia arriba, después por este lado, y por último por el otro lado (envuelve un Fußlappen invisible). Me gasté mis calcetines y nunca tuve la paciencia necesaria para solucionarlos. Le di el kit de costura que mi madre me había enviado a mi mejor amigo. Yo siempre comerciaba los calcetines hechos a mano que mi madre me envió. Los intercambiaba por el tabaco, la comida, revistas, cosas así. Todavía me siento muy mal por eso. Mi madre solía coser mi nombre en las cosas que ella me mandaba. Los otros soldados decían: “desearía que mi madre hiciera eso por mí”. Un par de calcetines que me envió terminaron en un soldado de otra compañía. A él le volaron la cabeza y el pecho. En sus pies estaban los calcetines de mi madre con mi nombre en ellos. El comandante llegó a nuestro sargento para preguntarle si había desaparecido yo en combate. Por supuesto que no lo estaba. Por lo general me las arreglaba bien con los Fußlappen excepto en el invierno. Era más difícil que se gastasen, todo lo que tenía que hacer era darles la vuelta para que tu talón estuviese en un lugar diferente cada vez. También los llamábamos “repollo cocido Fußlappen” porque eran planos y olían tan mal!

Describa sus raciones de campaña.
Nuestra comida se cocinaba en un remolque que se llama un Gulaschkanon. Y era transportada arriba en las mochilas o nos alineábamos ante el remolque y lo servían en nuestras marmitas. Teníamos pan, sopa, repollo, carne, goulash…

¿Alguien en su unidad tuvo piojos?
Sí, porque en algunos de los edificios rusos donde dormimos estaban llenos de ellos. Nuestro personal médico siempre estaba pulverizando estos lugares, pero los piojos seguían allí de todos modos. La mayoría de las veces era mejor mojarse y dormir a la intemperie. No es necesario estar sucio para tener piojos. El hecho de que tuviéramos piojos no significa que estábamos sucios. Estábamos lo más limpios posible. Fuimos a una unidad que examinaron nuestros piojos. Recuerdo el soldado que tomó nuestra ropa. Él dijo, “canalla asqueroso! Tienes piojos porque sois unos patanes asquerosos! Debes cambiarte tu ropa interior todos los días y no tendrás piojos.” Alguien lanzó su uniforme sucio en la cara de este tipo.

¿Utilizó equipo capturado?
No, que yo recuerde. Los rusos capturaban más de nuestras cosas respecto de lo que nosotros capturábamos de las suyas. Oh, a veces tomábamos una estrella de algún sombrero ruso, pero en realidad estos hábitos no se hicieron a gran escala.

¿Recibió raciones de hierro?
Sí, sólo se podía comer si tu oficial te lo decía. Eran las Zwieback (una especie de tostadas) y Fleischkonserven (carne en lata). A veces encontrábamos estos pequeños montones de equipos de hombres que habían sido heridos y enviados de vuelta. Algunos de nuestros hombres tomaron las raciones de hierro de cada Brotbeutel (bolsa de pan) que encontraban si las había allí y se las comían. Yo nunca podría hacer esto.

¿Tuvo una Brotbeutel (bolsa de pan)?
Oh, sí, cada soldado tenía uno. Estaba hecha de tela y colgaba del cinturón. También tenía una correa de tela que se utiliza para todo, excepto lo que estaba diseñada [la bolsa colgando de tu hombro]. Se suponía que solo íbamos a llevar la comida en esta bolsa, pero hemos llevado todo tipo de cosas en ella. Como he dicho, no llevábamos nuestras mochilas de modo que tuvimos que llevar las cosas donde podíamos.

¿Se deshizo de su mascara antigas?
No, te comprobaban que estuviera todo y podías meterte en problemas si no tenías una. Hubo un Unteroffizier especial que lo comprobaba. Yo no quería meterme en problemas.

¿Tuvo usted un reloj?
Sí, un regalo de mi maestro, pero lo perdí en el hospital después de que fui herido. Esos ladrones en el hospital, probablemente me lo robaron. Irías al hospital con todo tipo de cosas, los médicos en el frente no se llevaban tus cosas. El de retaguardia podría ser. Cuando estábamos listos para salir, el hospital te devolvía algunas cosas. Cuando se les preguntaba: “¿dónde está mi tal y mi tal?”, me decían “¿Cómo? no lo tenías cuando llegaste aquí. Debiste perderlo cuando fuiste herido.” También recuerdo que tenía algunas fotos de rusos muertos, no sé dónde las conseguí, yo no tenía una cámara. No sé por qué las tenía ni qué sentido tenía, pues ya se podía ver gente muerta todo el tiempo. Pero cuando recuperé mis cosas, el enfermero quería esas fotos desesperadamente. No sé por qué, ¿no es un poco raro?. Se las di al final.

¿Qué armas del enemigo eran las que más temía?
Teníamos miedo de la artillería rusa y los cohetes. Pero mi mayor temor era un soldado mongol con una bayoneta! tenía este tipo de miedo de niños. Me podía imaginar este siniestro mongol buscando perforarme a cualquier precio. La idea me aterrorizó.

¿Cómo llevaba la Erkennungsmarke (chapa de identificación)?
Ja, ja, me acuerdo de esas cosas! Te la daban con una cuerda para colgarla alrededor de tu cuello. Pero era de metal (generalmente aluminio o zinc) y se enfriaba si me inclinaba y quedaba colgando fuera de mi pecho. Luego, cuando me enderezaba, … OOH! AH! FFFRIO! Por lo tanto, la mayoría de las veces me la guardaba en mi libro de paga que llevaba en el bolsillo. (Nota: muchos soldados la llevaban colgada del cuello forrada con una bolsita de cuero para evitar precisamente este problema)

¿Se entrenó en combate nocturno?
Sí, me acuerdo que nos estaban sacando por la noche, luego gritando y lanzando granadas a nuestro alrededor para confundirnos. Era realmente confuso con los fogonazos y el ruido. Eso es lo que el combate nocturno es, muy confuso. Así como también el combate de día, de hecho!

Describa una letrina de campo.
¡Qué pregunta! Si tenías tiempo, tomabas una pala y cavabas un pequeño agujero. Si no tenías tiempo, encontrabas un lugar y lo hacías. Los rusos a menudo nos tiraban papelitos (panfletos) sobre nosotros. Estos estaban hechos de papel fino y los usábamos como papel higiénico. En los campamentos se construían unas de forma reglamentaria con postes. Durante el invierno, cuando nos alojamos en casetas, había un cartel que ponía: USAR LAS LETRINAS. Supongo que algunos de los hombres no querían salir en el frío, por lo que lo hacían dentro de la caseta. Las casetas no contaban con servicios higiénicos. Si te pillaban haciéndolo en una casa, estabas en un gran problema.

Memorias sobre las bicicletas:
Ya sé que el Ejército alemán utilizó un montón de ellas, pero no recuerdo haber visto muchas en Rusia. Los caminos rusos eran tan malos, no veo cómo alguien pudiera haberlas montado.

¿Qué tipo de gorra tenía?
Tuvimos un gorrito hecho como una canoa (schiffchen). Tenías que llevarlo inclinado/ladeado y ceñido en tu cabeza. En 1943 se comenzó a suministrar estas gorras con refuerzo y visera (feldmütze), pero para recibirla tenías que haber gastado la primera, que nunca lo hice. También hemos tenido este tipo de gorras de plato como una gorra de policía con una visera de plástico negro. Eran elegantes! Pero nunca las llevabas en campaña. Estas tenían un ribete blanco en la parte superior, este fue el color de la infantería. Del mismo color que estaba en nuestras hombreras. Se podía saber de qué rama era un hombre por el color de las hombreras. Blanco para la infantería, la artillería roja, negro para las tropas de la construcción e ingenieros. También se podía saber mirando al hombre en sí. Si él era grande, con muchos músculos y sordo como una piedra, es que era de artillería. Si tuviera hábiles manos y miradas furtivas, que era de los servicios médicos. Si se pavoneaba como un matón, él era un policía militar. Si tenía un montón de golpes en la cabeza y olía a gasolina, era un tanquista. Si una de sus orejas estaba pegada a la cabeza, era un soldado de comunicaciones. Los díficiles eran los que te daban la paga: no se parecen a soldados ninguno! Ja, ja, ja, ja. Está bien, tengo hambre ahora, vamos a comer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 7. Estudios histórico-culturales, Biografías, Entrevistas a veteranos alemanes, Segunda Guerra Mundial y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s