Mentalidad del soldado alemán en 1945


FUENTE

Traducido, adaptado, y ampliado sobre la base del artículo de Der Erste Zug

http://www.dererstezug.com/mindset1945.htm

OTRAS ENTRADAS

Otra entrada interesnate relacionada: modales y cultura alemana

https://aforjar.wordpress.com/2013/11/30/cultura-alemana-modales-etc/

Introducción

Una de las cosas que actualmente los Reenactors pasamos por alto, es el verdadero estado anímico y mental del soldado alemán, en otras palabras perfeccionamos nuestros uniformes, equipos de combate, etc. sin embargo olvidamos aspectos igualmente importantes.

Algo que en muchas ocasiones siquiera nos hemos planteado es, ¿Qué clase de persona se encuentra tras ese uniforme? ¿Que inquietudes sostiene? ¿Qué le insta a seguir combatiendo? ¿Qué sentimientos tiene el tirador tras esa Mg42?

El objetivo de este reportaje es acercarnos un poco más a la verdadera mentalidad o forma de pensar para poder adquirir una mejor consciencia de la época. La siguiente sinopsis está realizada en base a estudios históricos sobre la situación de la mentalidad del soldado alemán a principios de 1945.


Dedicación al Deber

En General el soldado alemán continuaba siendo fiel a su juramento de lealtad como soldado profesional, fundamentándose en alguna o varias de las razones más comunes aquí citadas:

  • Dedicación a los compañeros de la unidad (“Camaradería del Frente”)
  • Admiración y lealtad hacia sus oficiales superiores, llegando incluso a un vínculo “paternal” entre el gruppenführer y su gruppe.
  • Dedicación a honrar la memoria de los camaradas caídos, es decir asegurarse que sus muertes no hayan sido en vano.
  • Combatir por la integridad nacional y defensa de sus familias o seres queridos.
  • Temor a los organismos políticos: a finales de la contienda algunos soldados alemanes eran amenazados con severos castigos a sus familias si desertaban en el combate.
  • Terror propagandístico, es muy conocida la capacidad de gestión del ministerio de propaganda durante los años finales del conflicto. Muchos soldados eran alarmados sobre toda clase información falsa y cierta sobre torturas así como vejaciones, e incluso ejecuciones sumarias por parte del enemigo. Esto generaba en el soldado alemán una situación de máximo temor a caer en manos del enemigo por lo que se propiciaba enormemente el fanatismo e incluso el suicidio antes de caer en manos enemigas.

“Nada que perder”

En relación a lo anterior, unidades de las waffen-SS y voluntarios extranjeros sabían lo que podría pasarles si se dejaban coger por los soviéticos o eran repatriados a sus países de origen donde los procesarían por traición, lo que les hizo luchar con especial fanatismo.

Ansias de Vivir

Muchos fueron los soldados que comprendieron que la Guerra había terminado y que como en todas las guerras, no quieren ser el último soldado en morir en el ultimo día de conflicto, en su mayor parte incluso los más dedicados soldados del Tercer Reich buscaron la forma de sobrevivir al fin de la guerra, asumiendo que habría un nuevo día tras la caída del III Reich, y reaciendo su vida civil con sus familias.

Uno de los medios de supervivencia consistía en la rendición al enemigo, el soldado alemán fue mucho menos proclive a entregarse a su homólogo en el Frente Oriental. Era conocido que los Aliados Occidentales procesaban un trato humanitario y justo a los prisioneros alemanes frente al trato propiciado por los soviéticos.

Proporciones Abrumadoras

Las fuerzas de los Aliados Occidentales que se enfrentaban al ejército alemán en 1945 constituían un enemigo formidable. Prácticamente mecanizado en su totalidad, bien equipado, con apoyo de artillería, dotación permanente de suministros y la completa superioridad aérea sobre el cielo Europeo.

Todas estas razones instaron al soldado alemán a plantearse la siguiente cuestión ¿Por que luchar contra un enemigo imparable? Las fuerzas alemanas cada vez disponían de menor apoyo artillero así como blindados o medios mecanizados de ninguna clase, las municiones comenzaron a racionarse y el combustible era un bien escaso y poco permisible.

Otro dato a tener en cuenta fue la pérdida de aliados (Italia, Finlandia, Bulgaria, Rumanía) y la liberación de países ocupados para engrosar en el esfuerzo bélico contra Alemania. Adicionalmente el acoso por parte de las guerrillas a las fuerzas alemanas en retirada.

Miedo al deshonor

Otra razón para combatir algo común en los últimos meses del conflicto residía en el temor a ser calificados como desertores y ser ejecutados.

También el miedo a las repercusiones a sus familias si no combatían. Esta “antigua” táctica de escarmiento con ciertos cuerpos policiales (Feldgendarmerie, Polizei, Gestapo) más que su empleo contra los enemigos en el campo de batalla, resultó un medio de control a estas alturas de la guerra.

Ira

Algunos soldados veían a los americanos e ingleses como criminales y cobardes por su campaña de bombardeos indiscriminados contra objetivos civiles. Muchos de estos soldados ya habían perdido sus hogares o familias por lo cuál combatían llevados por un verdadero sentimiento de ira y odio.

Los medios de propaganda también propiciaron el engorde de estas dramáticas situaciones con exageraciones que eran trasmitidas por los canales de información del Reich, divulgados en radios tanto de carácter civil como militar así como en periódicos y cuartillas militares.

Oriente VS Occidente

Un Cuestión que muchos soldados alemanes se planteaban a finales de 1944 y comienzos de 1945 era la siguiente:
¿Por que debía de combatir a los Aliados Occidentales cuando los Soviéticos estaban destruyendo las tierras y aterrorizando a la población alemana del Este? Una pregunta común entre los soldados alemanes era ¿Acaso los Aliados Occidentales no odian también el Comunismo? Incluso muchos de ellos defendían que el mejor procedimiento consistía en rendirse o simplemente “Salir del camino” de los Aliados Occidentales para poder destinar medios para combatir a los Soviéticos en el frente del Este y evitar que se adentraran en Alemania. Así mismo muchos alemanes sabían que americanos y británicos en general respetaban dentro de las poblaciones capturadas las tierras y familias alemanas, con lo cual en general respetaban la convención de Ginebra.

Salvar la integridad alemana

En relación con el punto anterior, los alemanes que combatían en el este eran conscientes de las atrocidades cometidas por los soviéticos a medida se adentraban en Alemania. Si conseguían frenar a los soviéticos en Prusia podrían salvar sus tierras, hogares y familias en el este de un genocidio y expolio por parte de los soviéticos.

Moral

En la mayor parte de las fuerzas alemanas la moral era baja, las dos únicas excepciones notables consistieron en la campaña de las Ardenas y la ofensiva de Hungría (Budapest) a principios de 1945. Las pocas campañas de ese periodo en la que los alemanes estaban a la ofensiva.

Armas de Venganza (Vergeltungswaffen) y armas maravilla (Wunderwaffen)

Gran parte del ejército alemán fue víctima de reiteradas exageraciones por parte de los ministerios del Reich, desde el de armamento al ministerio de propaganda del Dr Goebbels, los soldados alemanes eran constantemente bombardeados con noticias de las nuevas armas milagrosas que en breve verían la luz e invertirían el curso de la contienda, según los ministerios se trataba de armas hasta entonces desconocidas y dotadas de suficiente potencia y efectividad capáz de hacer retroceder a los Aliados.

Alianzas Ficticias

Otra de las causas que favoreció al soldado alemán a combatir era un rumor en el que se decía que los aliados occidentales negociarían una paz por separado con Alemania, permitiendo así centrar esfuerzos bélicos en el frente del Este. Muchos jerarcas nazis como Heinrich Himmler se habían incluso tragado su propio anzuelo con ese rumor esparcido. El coronel Von Stauffenberg, que atentó contra Hitler y otros conspiradores eran partidarios de esta teoría, y pensaba que con Hitler muerto los aliados negociarían con Alemania.

Conclusiones

Este estudio ha sido realizado sin ninguna clase de apología o denigración hacia los bandos intervinientes durante el conflicto armado que analizamos, el mero objetivo de este estudio es poder comprender realmente la mentalidad, sentimientos, y causas que instaban a una nación sitiada nacionalmente a seguir combatiendo aún siendo plenamente conscientes en gran medida en sus fuerzas armadas que no había posibilidad alguna de victoria.

Debo gran parte de esta información a la todopoderosa Internet, de la cuál a lo largo de todos estos años he podido recopilar gran parte de estos conocimientos a los que añadir los propios ya adquiridos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 5. Waffen-SS, 6. Wehrmacht, 7. Estudios histórico-culturales, Conducta del soldado alemán, Segunda Guerra Mundial y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mentalidad del soldado alemán en 1945

  1. mario dijo:

    Lo de las armas milagrosas era cierto; pensar que había unidades de combate con aviones a reacción, como el Me 262 y el Heinkel 162, del cual sólo volaron una semana estos últimos; qué hubiera pasado si hubieran volado 6 meses antes? Aviones a reacción, contra aviones a helice: la luftwaffe podría haber ganado la guerra, al quedar los aliados sin cobertura aérea.

    • David von Schuller dijo:

      Lo cierto es que ya ha hubo algún escuadrón de prueba de Me262 operativo desde abril 1944, aunque no fue hasta marzo 1945 que se hicieron las primeras operaciones a gran escala. Ante la imposibilidad de interceptar los jets alemanes en el aire, los aliados intentaban atacarlos en tierra o cuando estaban despegando o aterrizando y muchos se perdían así o por fallos mecánicos, a pesar de las defensas antiaéreas de los aeródromos.
      Quizá los científicos alemanes deberían haber centrado sus esfuerzos en una única o dos “wunderwaffen” y posiblemente ya las hubieran tenido listas en cantidad suficiente para 1943-1944, donde posiblemente hubieran tenido algún impacto más decisivo aunque es difícil establecer en qué medida.

  2. Rudolf dijo:

    Lo único que te reprocho es que no hallas explicado que los soviéticos cometieron las mismas atrocidades a las que fueron sometidos por los tudescos y que los británicos y yanquis no tuvieron que sufrir en carne propia esas atrocidades (mas allá de los bombardeos se entiende) así que estaban más dispuestos a ser tolerantes. Y también estaba la cuestión ideológica pues el anticomunismo era un componente importante de la campaña hitleriana lo que no deja de ser curioso siendo los Nazis eminentemente comunistas en sus políticas e ideología. Por lo demás genial articulo gracias por tomarte el tiempo para hablar de esas cosas que en el maniqueísmo que rodea al tema se suelen perder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s