La insurrección de Varsovia (1944)


Dedicado a los valientes polacos, unos combatientes dignos de todo el respeto y admiración que únicamente querían proteger su integridad política y territorial, y una de las naciones que más padeció durante la guerra.

Dedicado también a aquellos soldados de la Wehrmacht que combatieron con actuación profesional y civilizada, y que con su ejemplar comportamiento y trato hacia los prisioneros y la población, se ayudó a salvar las vidas de miles de polacos inocentes pese a las dramáticas cifras de bajas civiles. Es injusto que se les atribuya a estos veteranos soldados del frente del este los desmanes perpetrados por elementos de las Waffen SS.

Zonas bajo control de los insurgentes el 4 de agosto de 1944, a principios del alzamiento
Notese que no habia presencia de alemanes en parte de los sectores que no habian sido capturados por los polacos, eran barrios fantasma

Formación del AK: un ejército secreto

Los orígenes del AK hay que buscarlos en una fecha tan temprana como septiembre de 1939 cuando, viendo la ya inminente derrota, el estado mayor del ejército polaco creo el denominado Servicio para la Victoria de Polonia. Este bajo el mando del general Michal Tokarzewski y directamente subordinado al gobierno en el exilio tenía entre sus funciones el permitir la huida del mayor número posible de tropas polacas al extranjero para continuar desde allí la lucha y crear una infraestructura clandestina dentro del propio país con vistas a la formación de un nuevo ejército. Posteriormente cambio su nombre por el de Unión para la Lucha Armada y ya en febrero de 1943 adoptó el definitivo de Ejército Patriótico Armia Krojowa.

Siempre con la vista puesta en una futura sublevación armada sus fuerzas se fueron nutriendo poco a poco de jóvenes reclutas provenientes de los más diversos orígenes destacando principalmente las numerosas organizaciones juveniles existentes antes de la guerra, siendo una de las más importantes por su gran numero de afiliados y alto nivel de organización la Unión Escultista Polaca.

Rápidamente surgió la necesidad de adiestrar a los mandos y elementos que formarían loas futuras unidades creándose así con este fin el batallón de protección del estado mayor batallion ochrony SZTAbu. En esta famosa unidad conocida como BASZTA que el momento del alzamiento contaba ya con tres batallones y una compañía de comunicaciones se entrenaron cerca de 600 oficiales para el AK.

Simultáneamente fueron surgiendo otros grupos de resistentes, así cada partido político creo su propia fuerza armadas: el partido socialista formó el denominando Ejercito del Pueblo Polaco Polska Armia Ludowa PAL y la Milicia Popular Milicia Ludowa ML, el de derechas Partido Nacional y su escisión Campamento Nacional Radical que dio lugar a las Fuerzas Armadas Nacionales Narodowe Sily Zbrojne NSZ, los comunistas con su Ejercito Popular Armia Ludowa AL, el Partido Popular y sus Batallones de Campesinos Bataliony Chlopskie etc. etc.

Fuerzas Polacas: Armia Krajowa

No obstante y a pesar de la gran variedad de grupos el AK predominaba sobre todos los demás por su tamaño y organización, por ejemplo en el momento del alzamiento contaba, sólo para Varsovia, con 40.000 combatientes. Además de ser el más numeroso el hecho de recibir órdenes directamente del gobierno en el exilio le proporcionaba un gran peso político en sus relaciones con los aliados.

Con el crecimiento de sus cuadros llegó el aumento de unidades y la diversificación de misiones; así en 1943 se creó la Dirección de Operaciones de Distracción Kierownictwo Dywersji KEDYW con el fin de acosar a las tropas alemanas y realizar acciones de sabotaje. Pronto contó con su propio estado mayor y unidades como; Broda, Parasol, Miosla, Czata, Piesc.

Uno de los principales problemas que surgió con al aumento de efectivos fue, ante la impresionante escasez de armamento, es decir, la incapacidad de equiparlos. Las principales fuentes de aprovisionamiento eran desde envíos por parte de los aliados, siempre complicados e insuficientes debido a las distancias, a armamento escondido tras la rendición de 1939, mucho en mal estado, capturado a los alemanes o del mercado negro y finalmente de producción propia. Bajo las ordenes del Directorio de Producción Clandestina se diseñaron y fabricaron entres otras armas la famosa Blyskawica, lanzallamas, granadas, la Filipinka similar a los cócteles molotov e incluso un vehículo acorazado denominado Kubus.

Sin embargo todo estos esfuerzos no pudieron evitar que el momento del alzamiento el armamento para la zona de Varsovia y sus 40.000 combatientes fuera de 1.000 fusiles, 360 armas automáticas, 35 Piat, 1700 pistolas y 25.000 bombas de mano, de fabricación artesanal en su mayoría, además de municiones solo para unos cuantos días de batalla.

Como se ha mencionado, tal fue el problema logístico que en el inicio del alzamiento solo el 30% de los “combatientes” disponía de armamento, y una buena proporción de las armas eran solo pistolas. Por distintos errores logísticos las principales reservas de armamento clandestino no estaban donde se suponían debían estar (en la capital), sobra decir que el mando del AK en Varsovia sobreestimó la cantidad de suministros disponibles para una operación de tal envergadura.

Hay que tener en cuenta que mucho del arsenal no se movió a la capital por ser mas vulnerable ante detecciones. Precisamente en primavera de 1944 la gestapo se incautó de dos de los mayores arsenales del movimiento clandestino, privando al AK del 20% del armamento, y obligando a dispersar muchas de las reservas en zonas rurales.

Un hecho importante que agravó esta carestía fue el envío de unas 900 Blyskawica a las fuerzas del AK situadas en el este del país para ayudarlas en la ejecución del plan Tempestad Burza. Este pretendía que las fuerzas polacas se enfrentaran a los alemanes en las zonas de combates con el ejército rojo con el fin de ayudarle en la medida de lo posible y así mismo mostrar la existencia de una autoridad polaca en las zonas liberadas. Desgraciadamente el ejército soviético procedió no solo al desarme de las unidades si no a la recluta forzosa de sus soldados al LWP (ejército popular polaco bajo supervisión soviética) y la deportación de muchos de los oficiales que se negaban a reconocer al gobierno pro-comunista de Lublin.

La organización de todas estas unidades a pesar de ser catalogadas como brigadas, batallones o compañías distaba mucho de ser la de un ejército regular siendo la cantidad de efectivos muy variable. Un dato anecdótico que ilustra el nivel de secretismo al que se veían forzados es el que todos sus miembros poseían pseudónimos que evitarían la captura de los demás en el caso de ser arrestado uno de sus componentes. En el caso de Varsovia la mayoría de las unidades estaban adscritas a distritos; por ejemplo en el distrito II correspondiente con el barrio de Zoliborz encontraríamos al mando del teniente coronel Zywiciel unidades como Zaglowiec, Zmija, Zubr…

El 20 de septiembre de 1944 tras el ascenso de Monter, Antoni Chrusciel, se procedió a una reorganización que dio lugar al denominado Cuerpo de Varsovia compuesto por las divisiones 8ª, 10ª y 28ª encuadrando cada una de ellas tres batallones de infantería.

Obviamente de los 40.000 efectivos del área de Varsovia, unas 600 compañías, no todos se encontraban en unidades combatientes, compañías de comunicaciones, propaganda, suministros, sanidad conformaban entre otras el entramado de apoyo necesario sin el cual las unidades de asalto no podrían desempeñar su labor.

Tadeusz Komorowski de Korczak

Nacido en Lwow el 1 de Junio de 1895 formó parte del ejército austrohúngaro durante la Primera Guerra Mundial. Al término de esta se unió al nuevo ejército polaco donde se convertiría en comandante de la Escuela de Caballería de Grudziadz. Tras la invasión alemana se encuentra entre los organizadores de la resistencia en Cracovia donde adopta entre otros el seudónimo de Bor. En 1943 tras la captura del general Grot-Rowecki asciende con el grado de teniente general a la jefatura de AK. Tras el fracaso del alzamiento pasa el resto de la guerra como prisionero de los alemanes, es internado en el famoso Oflag IVc Colditz, hasta su liberación por los aliados. Incapaz de regresar a Polonia, ahora bajo un régimen comunista, se refugia en Londres donde llega a formar parte entre 1947 y 1949 como primer ministro del cada vez más aislado gobierno polaco en el exilio.

En 1951 publica el libro The Secret Army donde narra sus experiencias durante la guerra.

Fallece en Londres el 24 de agosto de 1966.

Fuerzas Alemanas

Frente estas fuerzas se encontraban unos 16.000 hombres, los cuales conformaban una amalgama de unidades procedentes de la Luftwaffe, SS, heer, gendarmería y elementos de la Herman Goering los cuales durante la batalla fueron reforzadas con la llegada de nuevas formaciones, entre ellas las tristemente famosas brigadas RONA de Kaminski y Dirlewanger, elementos de la Viking, unidades azeríes, cosacas etc. etc. Todas ellas se fueron reuniendo en grupos de ataque bajo las órdenes del Gruppenfúher Von dem Bach Zeleswski el cual tenía como jefe de operaciones al Gruppenfüher Heinz Reinefahrt.

Aparte de todas estas fuerzas los alemanes contaban con las unidades del 9º ejército desplegadas para contrarrestar la futura ofensiva soviética además del apoyo proporcionado por los aparatos de la Luftwaffe que podían utilizar los cercanos aeropuertos de Okocie y Bielany para repostar y así bombardear de forma continuada las zonas de la capital en manos del AK.

Obviamente la potencia de fuego que podían desplegar estas unidades era abrumadora, pues en las cercanías de Varsovia estaban descansando y reamunicionándose algunas de las mejores divisiones del frente del este, y las mejor equipadas en ese momento. Entre la gran panoplia de armamento desplegado los alemanes contaron con armas tan destructoras como las versiones lanzacohetes del SdKfz 251, los pequeños Goliath, el gigantesco Dora de 800 Mm. y el mortero Thor con sus 600 Mm.

Erich, von dem Bach-Zelewski

Nacido el 1 de Marzo de 1899 en el seno de una familia prusiana, luchó en la IGM después con los Freikorps para unirse finalmente como oficial al nuevo Reichswehr. En 1930 se une al NSDAP y en 1941 con el grado de general en las Waffen SS es destinado al grupo de ejércitos centro donde serviría hasta finales de 1942. Entre 1943 y 1944 toma el mando de todas las unidades encargadas de la lucha antipartisana en el frente del este. Tras la toma de Varsovia por el ejercito soviético dirige un cuerpo de ejército Waffen SS en el frente occidental .Tras su arresto por los aliados fue condenado por haber participado en la purga contra los oficiales de las SA en 1934 y la muerte de 6 comunistas en 1933 cuando tenía el mando de las fuerzas SS y GESTAPO en la zona de Pomerania y Prusia oriental. En 1971 muere en prisión sin ser condenado por el asesinato de miles de judíos durante la campaña de Rusia.

Alzamiento de Varsovia
¡Soldados de la capital! Hoy he dictado la orden que hacia tanto tiempo todos esperabais, la orden de combatir abiertamente contra el invasor alemán. Después de casi cinco años de obligada lucha clandestina, hoy tomamos las armas al descubierto…

Con estas palabras el día 1 de Agosto a las 17 h el General Bor lanzaba sus poco preparadas tropas al asalto de las posiciones alemanas que tenían asignadas. Rápidamente y pese a la fuertes pérdidas, unas 2.500, amplias zonas de la capital caen en manos de los sublevados, así son tomadas la ciudad vieja, los barrios de Praga, Zoliborz, Wola, Mokotow, Czerniakow, Srodmiescie, Powisle y parte de Ochota sin embargo continúan en manos alemanas enclaves importantes: las estaciones de ferrocarril, aeropuertos, la ciudadela, la central de teléfonos, comisaría central, los puentes sobre el Vistula además de numerosos edificios fortificados que aunque aislados continúan resistiendo. Este impulso ofensivo se mantendría hasta el 5 Agosto cuando con la llegada de refuerzos los alemanes mantendrían a las fuerzas del AK a la defensiva hasta su capitulación.

Es importante resaltar que el fracaso en la toma de los aeropuertos, puentes y principales estaciones de ferrocarril tendría importantes consecuencias en el transcurso de la batalla: así la imposibilidad de tomar los puentes sobre el río condenó a las fuerzas de Praga que aisladas y peor armadas capitularon tras tres días de combates. Los alemanes al mantener las estaciones de tren podían enviar refuerzos directamente a la capital y finalmente al mantener en sus manos los aeropuertos la Luftwaffe tenía una base ideal para machacar las zonas liberadas de la capital al mismo tiempo que los insurgentes perdían una posible zona para el lanzamiento de suministros y de la tan esperada Brigada Paracaidista del General Sosabowski.

Tras la caída de Praga y con los puentes defendidos por fuertes destacamentos los alemanes podían, al asegurar la línea de suministros con las fuerzas del 9º ejército al otro lado del río, dedicarse a la destrucción de las fuerzas insurgentes. Los primeros objetivos designados fueron los barrios de Ochota y Wola donde tras dos días de combates y espantosas masacres, de más de 20.000 victimas civiles, los efectivos de las Waffen-SS desalojaron a las fuerzas del AK allí desplegadas. Fue durante estas operaciones cuando los soldados de las SS obligaron por primera vez a los civiles caminar delante de los tanques como escudos humanos.

El principal problema con que se encontraban las tropas germanas era el desalojo de los edificios donde para evitar bajas optaron por la demolición sistemática de cuantos núcleos de resistencia se encontraran, así mediante artillería, explosivos y Goliath se intentaba sepultar entre los escombros a los defensores.

Tras estos primeros días de combates los núcleos defendidos por las fuerzas del AK quedarían limitados a la ciudad vieja, el distrito centro y Mokotow, además de los bosques de Kompinos y Kabackie situados fuera del núcleo urbano. La comunicación entre las zonas urbanas era muy difícil durante el día teniendo que realizarse a través de las alcantarillas en penosas condiciones.

Paralelamente al desarrollo de los combates durante la noche del 4 al 5 de Agosto se realizaron los primeros lanzamientos de suministros por parte de aparatos de las fuerzas aéreas polacas basados en Bari y Brindisi, escuadrón de servicios especiales 1568. Estos lanzamientos en los que también participarían unidades de la RAF, escuadrones 148 y 178, y la SAAF, escuadrones 31 y 34, se vieron muy limitados por la negativa del gobierno soviético a la utilización de sus bases aéreas como puntos de repostaje, con lo cual la capacidad de carga de los aviones se veía muy mermada. Durante estas misiones que se prolongarían hasta el 21 de Septiembre se perdieron unos 34 aparatos, aproximadamente un 15% de las fuerzas empleadas.

Por parte de la USAAF solo se realizó una incursión el 18 de septiembre, cuando 110 B17 de la 8ª Fuerza Aérea realizaron a plena luz del día un lanzamiento masivo para después, ahora ya con el permiso de Stalin, aterrizar en territorio bajo control soviético.

Finalmente el 13 de septiembre las fuerzas aéreas soviéticas, ante la presiones de los aliados comenzaron sus lanzamientos que continuarían hasta el día 28. Cabe resaltar que estos últimos lanzamientos se realizaban sin paracaídas con el consiguiente daño sobre los suministros.

Aunque se calcula que sólo unas 88 toneladas lanzadas por las fuerzas aéreas aliadas terminaron en manos del AK, no debe desmerecerse su importancia tanto a nivel psicológico como militar.

Como ya se ha mencionado, tras los primeros días de combates las fuerzas del AK incapaces de más acciones ofensivas en gran escala quedaron relegadas a las zonas ya conquistadas cuyo perímetro poco a poco menguaba. Así el 12 de Agosto tras duros combates en muchas ocasiones cuerpo a cuerpo son desalojados de la mayor parte de las ruinas del guetto (destruido por durante la rebelión judía en 1943) y los cementerios.

Tal era la situación que el día 15 Bór ordena a todas fuerzas del AK próximas a Varsovia que acudan en socorro de la capital, sin embargo únicamente se consigue enlazar el bosque de kabackie con el barrio de Mokotow , fracasando las unidades de la zona de Kompinos ante la fuerte resistencia alemana al norte de la capital. Sin embargo si tuvieron éxito en pequeños contraataques locales y en la eliminación de bolsas aisladas de soldados alemanes.

Así tras un prolongado asedio unidades del AK bajo el mando del capitán Leliwa ( Henryk Roycewicz) iniciaron el 20 de Agosto un asalto contra la sede de la compañía telefónica nacional PAST. Utilizando armas ligeras y lanzallamas caseros tras dos días de duros combates piso por piso y tomar 115 prisioneros se consiguió doblegar la resistencia germana. No obstante estos pequeños éxitos no podían ocultar el hecho de que poco a poco apoyándose en su inmensa capacidad de fuego los alemanes estaban imponiéndose en la ciudad. Para el siguiente paso, la toma de la ciudad vieja, machacaron durante días mediante artillería y aviación las pequeñas callejuelas del barrio hasta reducirlas a montones de escombros, finalmente ante la presión alemana y al ver como menguaban sus posiciones se tomó el 26 de agosto la decisión de evacuar la zona. Para ello durante las noches del 31 al 2 de septiembre se utilizan las alcantarillas que bajo las posiciones alemanas enlazan la ciudad vieja del distrito centro, consiguiéndose de esta forma sacar del cerco unos 4.500 combatientes.

Tras la caída de la ciudad vieja el siguiente objetivo fijado por los alemanes fue la toma de Powisle que entre los puentes Kierbedzia y Poniatowski podía ser utilzado como cabeza de puente en un hipotético cruce del rió por parte de tropas soviéticas, tras fuertes combates sucumbe junto con el bajo Mokotow.

Para entonces el general Bor ya se ha decidido por entablar negociaciones con los alemanes buscando una salida a la cada vez más desesperada situación de la ciudad.

Varsovia durante el alzamiento

No obstante y a pesar de los combates, la vida en la parte polaca continuaba, y los alemanes ya estaban evacuando a los civiles en su zona. Para dar apariencia de normalidad se crearon periódicos, panaderías, se continuó con el reparto de correo utilizando niños como carteros, servicios religiosos, tribunales, diseño y pegada de carteles etc. etc. Uno de los mayores logros en este campo fue la creación de la emisora de radio Blyskawica, la cual consiguió mantenerse en antena desde el 8 de agosto hasta el 4 de octubre emitiendo cuatro veces al día. Su programación encabezada siempre por los acordes de la Varsoviana era un compendio de lectura de poemas, noticias, comunicados y música que se trasmitían en polaco, ingles y alemán. Su potente emisión cumplía una doble función al mantener la moral en la ciudad y al mismo tiempo publicitar la causa polaca en el extranjero. Obviamente los alemanes intentaron terminar con su programación pero ni bombardeos ni emisiones en la misma frecuencia tuvieron éxito, consiguiendo mantener su emisión hasta el final del alzamiento.

En el apartado de prensa escrita, por increíble que parezca dadas las difíciles circunstancias, la profusión de publicaciones fue muy grande. Desde el periódico del AK Biuletyn Informacyjny al socialista Robotnik pasando por el Wiadomosci polskie, el Polska Walczy etc. etc. Se procuraba informar no solo del desarrollo de los combates sino de la situación internacional y los éxitos de los aliados además de publicar decretos del gobierno local. Un apartado que merece una mención especial es la gran cantidad de poemas y canciones que se compusieron durante toda la batalla y que se transmitían tanto por la radio, como por la prensa o incluso simples pedazos de papel que se pasaban de mano en mano entre los combatientes.

Fin de la sublevación

Una vez tomada la decisión de comenzar las negociaciones en busca de una rendición lo mas ventajosa posible, Bor establece los primeros contactos con los alemanes. Sin embargo tras consultar con Londres y recibir la noticia del aumento de la ayuda aérea en forma de lanzamientos masivos de armamento opta por continuar la lucha con la esperanza de resistir hasta la llegada de las tropas soviéticas. No obstante poco a poco y a pesar de lo costoso de su avance, las unidades alemanas progresan durante las primeras semanas de septiembre dejando a las unidades del AK en posiciones cada vez más exiguas.

La noche del 15 al 16 de septiembre finalmente las tropas soviéticas de Rokossowski parecen despertar de su letargo y elementos del primer batallón del 9º regimiento perteneciente a la 3ª División del LWP cruzan el Vistula por Czerniakow uniéndose a las unidades del AK. Al día siguiente más soldados del ejercito de Berling cruzan el rió al norte de la capital, Marymont, y a la altura de las ruinas del puente Poniatowski, sin embargo su cruce se produce bajo un fuerte fuego alemán sufriendo numerosas bajas. Rápidamente queda demostrado que el esfuerzo no ha sido suficiente y ante la fuerte presión alemana quedan las unidades cercadas en sus pequeñas cabezas de puente.

Poco a poco y ante la falta de continuidad en el ataque para cruzar el río, a pesar de que se realizaron numerosas salidas aéreas y se contó con apoyo artillero la falta de presión ofensiva fue un factor muy importante, los supervivientes regresan a la ya orilla rusa del Vistula dejando sin esperanzas a los defensores de la ciudad.

Ya con la orilla del río controlada las tropas alemanes pueden dedicar todos sus esfuerzos en la eliminación de las bolsas de resistencia restantes; así entre los días 28 y 30 en una gigantesca batida por los bosques elementos de la Herman Goering y unidades SS acaban con el denominado grupo Kampinos, simultáneamente se rinden los barrios de Zoliborz y el resto de Mokotow quedando ya solamente en manos del AK el distrito centro.

Sin más opciones que la rendición, el día 28 se retoman las negociaciones que se prolongarían hasta la tregua del 1 de Octubre. Durante las mismas en una decisión de carácter claramente político Sosnkowski es destituido de su cargo como comandante en jefe de las fuerzas armadas polacas nombrándose en su lugar al general Bor.

Finalmente las conversaciones desembocan en la capitulación oficial el día 3. En ella uno de los puntos más importantes fue la consideración de combatientes pertenecientes a las fuerzas armadas polacas de todos los insurgentes, evitando así las represalias ya habituales que tendrían lugar si se les tomasen como partisanos o “bandidos”.

El precio del alzamiento

Para cuando se firmó la rendición tras dos meses de batalla el coste en vidas ha sido enorme al menos unos 16.000 muertos entre los insurgentes y un número del orden de 10.000 entre las fuerzas alemanas, sin embargo la peor parte la sufrió la población civil con unos 150.000 muertos, 50.000 enviados a campos de trabajo y más de 150.000 deportados convirtiéndose Varsovia en una ciudad fantasma. Por otro lado la política de demoliciones que siguieron los alemanes por orden de Hitler tras la rendición del día 3 de Octubre terminó con la mayoría de los edificios que habían permanecido más o menos intactos de los destrozos causados por los combates. Para el 17 de Enero cuando las tropas soviéticas entraron finalmente en la capital prácticamente no había nadie para recibirles y mucho menos lugares para cobijarles.

Causas del alzamiento

Se ha discutido mucho sobre la necesidad del alzamiento en un momento en que la derrota alemana ya se daba como segura, sin embargo este no surgió como una operación militar más en el curso de la guerra, su necesidad vino de un intento de reafirmar la identidad nacional y los derechos del gobierno polaco exiliado en Londres. Este veía con temor como poco a poco su fuerza política con los aliados se diluía ante un futuro donde ya claramente se vislumbraba la hegemonía soviética en el este como un hecho. Ya antes del alzamiento los soviéticos habían establecido su propio gobierno polaco en Lublin, haciendo oídos sordos a las protestas polacas y los incidentes entre unidades del NKVD y tropas del AK eran frecuentes, dándose casos de oficiales deportados, “desaparecidos”, unidades obligadas a desarmarse e incluso combates. Finalmente se supo que sin contar para nada con el gobierno polaco los aliados y la URSS acordaron las nuevas fronteras de Polonia donde no se respetaban las fronteras de 1939 y grandes zonas del este del país quedaban englobadas en Ucrania y Bielorrusia recibiendo como “compensación” unos pocos territorios antes alemanes.

Por lo tanto la idea básica era liberar la capital antes de la entrada de las ya muy cercanas tropas soviéticas para proclamar la soberanía del gobierno de Londres y colocar a los aliados ante un hecho consumado donde ya no podrían ver para otro lado.

Ahora bien ante este planteamiento surgen varias cuestiones:

De triunfar el alzamiento ¿habría cambiado algo? Aunque entre en el espinoso sendero de las hipótesis lo más probable es que no, seguramente las unidades del AK serian desarmadas, disueltas como en el resto de país además de sufrir la imposición del gobierno de Lublin y aunque EEUU e Inglaterra protestasen sus quejas diplomáticas se quedarían solamente en eso pues el temor a una nueva guerra se veía en el horizonte.

Y finalmente la gran incógnita ¿pudieron realmente hacer algo más las tropas soviéticas o realmente dejaron a los alemanes destruir una resistencia que sabían les era contraria?

Aunque es cierto que el impulso ofensivo soviético había decaído y se necesitase una reorganización tras la operación Bagration que les había conducido hasta las mismas puertas de Varsovia no podemos olvidar que el ejército rojo estaba en su mejor momento y que en dos meses podrían haber intentado organizar una nueva ofensiva.

Pese al innegable lanzamiento de suministro en paracaidas y al envío de una avanzadilla del LWP al otro lado del Vístula el apoyo soviético fue cláramente insuficiente, no coordinado y efímero.

Es cierto que se pueden alegar causas de diversa índole para justificar esta falta de apoyo pero hay varios hechos que no dan lugar a dudas:

En primer lugar la negativa al uso de los aeropuertos en zona soviética para facilitar el abastecimiento aéreo de la capital, esto que no les supondría más que unas ligeras molestias tendría una importancia enorme al posibilitar que los aparatos volasen con mas carga y menos combustible.

Su propia tardanza en establecer ese mismo apoyo, no podemos olvidar que el frente estaba prácticamente en las afueras de Varsovia y por lo tanto muy cerca de las bases aéreas soviéticas

Por último el trato que recibían los oficiales del AK, los cuales obligados al dialogo con los oficiales del ejercito rojo a pesar de tener muy presente la invasión germano-soviética del 39 y las matanzas de Katyn no solo eran mal recibidos si no que en muchas ocasiones encarcelados u obligados junto con sus hombres a integrarse en unidades soviéticas, estando incluso el propio General Bor buscado por las autoridades de Lublin para ser juzgado.

Finalmente ante el peso de la política internacional y al inicio de la guerra fría se impuso una dictadura que hasta la caída del comunismo en los años 80 mantuvo alejada a Polonia de la democracia y el desarrollo que sufrió la mayor parte de Europa occidental y al que poco a poco tras su adhesión a la Unión Europea y la OTAN se va incorporando.

VIDEOS

Comparto este footage en color

Del blog de Poland First to Fight
http://ejercitopolacosegundaguerramundial.blogspot.com.es/2012/04/videos-en-color-sobre-el-alzamiento-de.html

MATERIAL EMPLEADO

Listado de vehiculos capturados en uso por los insurgentes
http://www.achtungpanzer.com/polish-armor-1939-vehicles-of-the-warsaw-uprising.htm

Este es “Kubus”, un blindado artesanal hecho a base de chapa y soplete, basado sobre un Chevrolet 157, solo se fabricó uno
Hoy se conserva el original en el museo del ejercito polaco y se ha construido una replica para las recreaciones
Está equipado con una ametralladora rusa DP y un lanzallamas casero
Fue usado en el asalto fallido a la Universidad de Varsovia y acabó siendo abandonado al cabo de un tiempo por problemas técnicos

FOTOS VARIAS

Miembros de la tristemente célebre “Dirlewanger Brigade” que participó contra el alzamiento y tomó parte en la masacre de Wola en la que murieron más de 10.000 civiles.

Constituida en su mayor parte por ex-convictos y autora de asesinatos y demás saqueos, atrocidades y violaciones.

Tal fue su brutalidad que hasta la propia cúpula de las SS quedó “horrorizada” con su poco marcial comportamiento.

Guerrillero polaco

Gran parte del armamento recibido por los sublevados se componía de armamento aleman capturado y de contenedores arrojados en paracaidas por los britanicos.  Solo el 30% de los miembros del AK disponían de armamento el primer día de la insurrección.

Uno de los cohetes usados por la artillería alemana desde lanzaderas para bombardear las posiciones polacas

Panzergrenadiers buscando combatientes polacos en los suburbios de Varsovia
Fijaos en la variedad de prendas de camuflaje

Escuadrones selectos de demolición equipados con explosivos y lanzallamas redujeron dramáticamente el 90% de la ciudad a escombros.

Este enorme mortero Karl también contribuyó al alto grado de destrucción

Soldados de las waffen SS arrastran un carro con equipo recuperado de los sublevados

Un guerrillero se ha equivocado de tapa de alcantarilla y ha salido en el sector alemán, siendo inmediatamente apresado

Columna de civiles evacuan la ciudad, muchos serán internados en campos o enviados a trabajos a Alemania

La gente dejaba notas en la pared para ayudar a sus conocidos a localizarles

Los ingenieros y tropas panzer alemanes probaron tambien los Goliath por control remoto para demoler puntos fuerte de los partisanos sin tener que sufrir bajas innecesarias. Es el origen del uso de “robots” con fines bélicos

Oficiales alemanes del heer y las waffen SS discuten la estrategia a seguir

Prisioneros polacos y pistolas capturadas, algunos aún llevan su equipo de 1939

Estas mujeres combatientes pueden considerarse afortunadas de haber sido capturadas por soldados de la wehrmacht

Parecen polacos manejando una ametralladora maxim de la IGM

¿Alemanes? No!, son insurgentes polacos con smocks y cascos capturados de las SS
La única forma que tenian de identificarse era mediante brazaletes y bandas de color blanco y rojo (colores de la bandera polaca)
El AK polaco fue la fuerza de resistencia que más uso hizo del material aleman capturado, incluido cascos, debido a la escasez de material propio.



Algunos vehículos alemanes capturados como este semioruga fueron inmediatamente puestos en servicio en labores de apoyo aunque muchos acabaran por ser nuevamente abandonados o destruidos a los pocos días.


Presentando rifles mauser de diversos modelos
El subfusil en primer plano fue fabricado clandestinamente, se le conoce como “Blyskawica” y se hicieron unos 7000 en sotanos

FOTOS (PERSPECTIVA ALEMANA)

Soldados alemanes en la calle Focha (hoy en dia calle Molier),atacan hacia el ayuntamiento y el palacio Blanka, septiembre 1944

Un hombre yace muerto tras el avance alemán por dicha calle

Soldados azeríes del Feld-Bataillon I./111 en Varsovia

Voluntarios cosacos en servicio alemán visualizan las líneas polacas

German soldiers take cover behind pillars of the Teatr Wielki w Warszawie during a battle with the Armia Krajowa in Warsaw, Poland on 30 August, 1944.

Por el numero de casquillos en el suelo, este pak40 les esta dando mucho dolor de cabeza a los polacos que se han atrincherado en el ayuntamiento y el palacio Blanka

Enfermeras polacas bajo la autorizacion de la wehrmacht sirven agua a los que lo han perdido todo, el AK ha capitulado

Los civiles polacos ajenos tanto al AK como a las fuerzas alemanas fueron los mas perjudicados y se convirtieron en refugiados



El primer trozo de pan tras muchas semanas, estos civiles que perjudicados por el alzamiento, reciben viveres de la cruz roja polaca

Alemanes escoltan a prisioneros del ejercito popular polaco (LWP) que intentaron en vano contactar con los sublevados. La calle se llama Opaczewska

Habitantes del distrito Wola abandonando la ciudad mientras enfermeras polacas distribuyen agua. La foto esta sacada en el cruce entre las calles Staszica y Wolska

Soldados alemanes bien pertrechados avanzando por la plaza del teatro, con el teatro al fondo

Soldados alemanes descansan en algun lugar de los suburbios

Oficiales polacos capturados tras la capitulacion

Soldado alemán (feldgendarme?) en un puesto de control, y panzer V al fondo

Un feldjager junto al mercado Hala Mirowskia

Oficiales alemanes con prisa junto a dicho mercado

Esta es la respuesta alemana al lanzamiento de armas en paracaidas para los insurgentes

Soldados de la wehrmacht pasan junto a un tranvia destruido

Soldados alemanes cruzan rapido una calle hasta el siguiente punto de cobertura

Lanzadera de cohetes, apilados están los palés para llevar los cohetes sin que exploten accidentalmente

Mas fotos de la lanzadera


Cohetes


Soldado aleman con ametralladora checa

Soldados alemanes avanzando agachados por los suburbios, con cascos con redes

Posicion de mg, notese uso de gafas antipolvo

Lo que se denomina “Kampfpause” en aleman

Camion camuflado y tiradores

Tambien hubo gebirsjagers en Varsovia, el subfusil es una ERMA

Civiles ayudando a los soldados a bajar municion del tren

Cuando aprieta el sol…

Panzergranaderos con mallas de alambre en el casco y fumando

Cargando el Mörser Karl

Interior estriado del cañon

Gefreiter con guerrera m36 escribiendo una carta

Alemanes y antiaereo al fondo

Un gruppe a cubierto en los suburbios

Alemanes con chaquetas tipo panzer, junto a un pozo

Soldados de las SS

Preparando el Goliat

Panzergranaderos preparando el asalto

Mas

Otro camion y su escolta

Oficial alemán muy condecorado y con bastón dando instrucciones cerca de la plaza del teatro

FOTOS PERSPECTIVA POLACA

Insurgentes toman un descanso a principios de agosto 1944

PIAT, y ametralladoras


Posando para la cámara tras tomar un cuartel de la policía

Barricada en la calle Chmielna

Asombra la corta edad de estos correos

La cantidad de equipo alemán incautado y empleado por los polacos es sorprendente y ello lo atestiguan estas imágenes

Soldados alemanes capturados, seguramente agosto 1944

Huida de la ciudad vieja a través del alcantarillado, extracción en la calle Warecka

Dos medicos y un combatiente, del batallon Parasol, en la calle Warecka tras una evacuación exitosa
https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/8e/Warsaw_Uprising_-_Soldiers_from_Parasol_on_Warecka_Street.jpg

Tres insurgentes en la misma calle, cerca de la barricada de Nowy Świat

Zarrapastroso aspecto de estos miembros del batallón Miotla, grupo Radoslaw, el 2 de septiembre, tras su huida desde la plaza Krasinskich a la calle Warecka a través de la alcantarilla

Mas gente de los batallones Maciek y Zoska

Estos hombres del Czata 49 lograron llevarse una mg42

Miembros del Czata 49 batallón en el mismo lugar

Desconozco si ese parche de hombro es unico del grupo Radoslaw o un mero apaño artesano

Uno de los defensores alemanes del edificio PAST se entrega el 20 de agosto

Insurgentes del batallón Kilinski contemplan como arde el edificio PAST en la zalle Zielna

Mismo batallón, mismo lugar.

Miembros de dicho batallón entran en el edificio

Los ultimos defensores se rinden

Miembros del batallón Gustaw combatiendo en numero 19 de la calle Jasna

Equipo lanzallamas en el numero 11 de la calle Moniuszki

El fotografo que hizo esto posible, Eugeniusz Lokajski con gatito en el número 12 de dicha calle
https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/e/ed/Warsaw_Uprising_by_Lokajski_-_Eugeniusz_Lokajski_with_cat.jpg

Miembros de la compañia Koszta reciben un briefing en la calle Moniuszki

Antoni Tuleja, de la misma compañía con moto alemana, en la matricula se lee ost-25843

Observando posición alemana en el cruce de las calles Marszalkowskiej y Moniuszki.

Obús sin estallar en el número 5 de dicha calle

Miembros del Czata 49 en el distrito Wola examinando los PIATs recibidos, uno incluso lleva una metralleta francesa mat38

Los alemanes, previendo el levantamiento habían levantado varias casamatas como esta por toda la ciudad

Miembros del Kolegium “A” en la calle Stawki del distrito Wola usando los smocks eichenlaubmuster capturados del deposito aleman y diverso armamento de origen policial

Leon Putowski dispara su mosin nagant en las cercanías del cementerio evangélico

Miembros del batallon Zoska en el recien tomado campo de concentracion de Gesiowka, con uniformes capturados de la totenkopf, agosto 1944

Insurgentes posando tras una barricada en la plaza de Napoleon

Miembros del batallon “Lynx” en numero 134 de la calle Pulawska, algunos con zeltbahns del heer capturados

Guias de alcantarilla a su llegada al distrito de Mokotow

Un rebelde pinta la letra U en la espalda de los ucranianos prisioneros

Estos prisioneros alemanes fueron marcados de una manera bastante peculiar

Insurgentes descansando

Temible insurgente armado hasta los dientes

En esta foto hay un svt40 ruso y al menos un gewehr 98

Uniforme polaco de preguerra aun en uso, de ser cierto que date de 1944

Insurgente en las ruinas de la iglesia de la Sagrada Cruz, por Eugeniusz Haneman

Insurrectos adoptando cierta semblanza de marcialidad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 7. Estudios histórico-culturales, Campañas y batallas, Países: Polonia, Segunda Guerra Mundial, sucesos/incidentes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s